En primer lugar hemos de entender que los/as niños/as presentan ciertos comportamientos asociados a su edad que en ningún caso deben tomarse por sí solos, y de forma puntual, como indicadores de un posible problema de salud mental. Sin embargo, la continuidad en el tiempo y concurrencia de varios de los comportamientos que se indican a continuación, sí que nos deben hacer reflexionar y prestar atención, pues no se puede negar que hay problemas de salud mental que pueden aparecer en una edad temprana

Comportamientos asociados a la edad

Síntomas somáticos (dolor de cabeza, estómago, asma), incontinencia urinaria y/o fecal, miedos y temores diversos, pesadillas y problemas del sueño, sonambulismo, tristeza, autoinculpación, ansiedad de separación, depresión, rechazo, confusión, indefensión, retraimiento, agresividad, quejas, irritabilidad, rabietas, hiperactividad, hostilidad, regresiones, baja autoestima, dependencia, vergüenza, estrés emocional y sentimientos de perdida.

Un gran número de autores señalan esta edad como la más vulnerable debido a los grandes y numerosos cambios que se producen durante esta etapa. Los síntomas más comunes en esta edad son: preocupación por la conducta inmadura, fracaso académico, abandono de los estudios, ansiedad, depresión, desórdenes de conducta, delincuencia, promiscuidad, abuso de sustancias tóxicas, ira, hostilidad comportamientos antisociales, culpabilización y rechazo a los padres, distancia miento emocional, mayor victimización, parentificación y problemas académicos.

¿Qué factores influyen sobre la salud mental?

La infancia y la adolescencia son periodos evolutivos esenciales, cuyo desarrollo depende de múltiples y diversos factores: biológicos, psicológicos, emocionales, sociales y educativos, así como familiares y relacionales.

Los niños o adolescentes con algún tipo de problemática de salud mental tienen unas altas probabilidades de presentar dificultades o problemáticas en múltiple áreas de su vida. Es por ello, que es necesaria la atenta vigilancia de su entorno más cercano, y que este sea capaz de percibir los cambios significativos que puedan aparecer en el menor.

Algunos datos de salud mental infanto - juvenil

Según la Encuesta Nacional de Salud (2011-2012), se estima que el 13,7% de niños y el 6,6% de niñas entre 5 y 14 años tendrían problemas de salud mental con limitación de las actividades de la vida diaria. Y entre los 15 y los 24 años se estima que sería el 4,8% en chicos y 4,9 % en chicas.

Entre 5 a 14 años

  • Niños
  • Niños con problemas de salud mental

Entre 5 a 14 años

  • Niñas
  • Niñas con problemas de salud mental

Entre 15 a 24 años

  • Chicos
  • Chicos con problemas de salud mental

Entre 15 a 24 años

  • Chicas
  • Chicas con problemas de salud mental

Según el “Libro blanco de la psiquiatría del niño y el adolescente”, Fundación Alicia Koplowitz, 2014:

  • Aproximadamente la mitad de los trastornos mentales aparecen por primera vez antes de los 14 años, y más del 70% de todos los trastornos mentales comienzan antes de los 18 años.
  • Aproximadamente el 20% de los niños a nivel mundial (independientemente de la cultura o región) presentan algún problema de salud mental. La depresión, está clasificada como la causa más importante de discapacidad del mundo.
  • Se estima que una quinta parte de los adolescentes menores de 18 años padece algún problema de desarrollo emocional o de conducta, y que uno de cada ocho tendrá un problema de salud mental en la edad adulta. Hasta hace poco tiempo, se negaba que los niños sufrieran problemas de salud mental, o se minimizaba su importancia.